sábado, 12 de mayo de 2012

Un poco de historia acerca de la Educación Ambiental

Las constantes relaciones que se dan entre los seres humanos socialmente agrupados y la naturaleza, tienen una historia que es a la vez social y natural, una historia de influencias mutuas. Relaciones que han sido indiferentemente para bien o para mal, desde que existen los humanos en la tierra han ejercidos impactos, han generado modificaciones, han incidido en los sistemas naturales obteniendo a su vez reacciones y respuestas variadas de aquellos. Igualmente las condiciones naturales ejercen influencias en los grupos humanos para que estos utilicen su imaginación y sus capacidades físicas en la generación y obtención de conocimientos que sirven de base para la construcción de herramientas y el desarrollo de tecnologías con las cuales intervienen los sistemas naturales para su aprovechamiento. Variando esta intervención dependiendo de la idea que cada grupo tiene de lo que es naturaleza, así como también su forma de producción, distribución, consumo, su distribución de poder desde el punto de vista político e incluso sus enfoque de ética y valores.


La aparición del termino Educación Ambiental en el comienzo de 1970 marco el comienzo de la preocupación mundial por las graves condiciones ambientales en el mundo cuando era inminente y objetiva la manifestación de las afectaciones ecológicas, motivo este por el cual se dice que la Educación Ambiental es hija del deterioro ambiental; promocionándose como una forma de educación integradora, con nuevos enfoques, métodos y contenidos, que difería del tradicional cuidado de la naturaleza y de sus plantas y animales, principalmente, que como instrucción y enseñanza, se desarrollaba en el mundo, desde el reconocimiento del término, el cual se plantea por primera vez en el mundo, en un evento, en Fontainnebleau, Francia, en 1948. Su importancia transciende mucho mas allá del hecho de convertirse solamente en una herramienta para la conservación y protección del ambiente es por ello que en el Principio 19 de la Convención de Estocolmo (1972) señala lo siguiente:

"Es indispensable una educación en labores ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos, y que preste la debida atención al sector de la población menos privilegiada, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades, inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. Es también esencial que los medios de comunicación de masas eviten contribuir al deterioro del medio humano y difundan, por el contrario, información de carácter educativo sobre la necesidad de protegerlo y mejorarlo, a fin de que el hombre pueda desarrollarse en todos los aspectos."

Aunque el concepto de Educación Ambiental tiene cuarenta años de haber hecho su aparición en el mundo aún su accionar no ha sido el más efectivo y acertado ya que de haber cumplido con la mayor parte de los objetivos que se plantearon para su accionar, quizas el planeta estuviese en otras condiciones ambientales distintas a las que actualmente se evidencian.
Publicar un comentario